MORADORES NO QUIEREN INSTALACION DE ANTENA PORQUE CONTAMINA

El covid 19 va dejando sus secuelas en la sociedad, miedo, pánico, psicosis; es lo que muchos ciudadanos tienen.

En Jipijapa en las calles Santistevan entre Eloy Alfaro y Tungurahua, trabajadores se disponían a continuar con la construcción de bases e instalación de antenas para telefonía celular.

En mayo se suspendieron los trabajos por la falta de permisos y por una disposición del COE al sector de la construcción que no debía operar, además de que Jipijapa estaba en semáforo en rojo.

Luego se brinda los permisos para continuar con los trabajos, pero la población del sector realiza una protesta.

El objetivo de la protesta no era por los permisos sino porque según los moradores del sector, las antenas para telefonía celular contaminan y causan problemas de salud.

Sobre el tema el alemán Dr. Martin H. Virnich, en un informe al respecto, menciona que “hasta ahora no se ha realizado ninguna investigación que pruebe una relación significativa entre las diferentes frecuencias de emisión (frecuencias portadoras) y los efectos biológicos de la telefonía móvil.

Mientras que la OMS sobre los campos electromagnéticos y la salud pública, sobre las Estaciones de base y tecnologías inalámbricas, expresa que “en esos estudios no se han encontrado pruebas de que la exposición a Radiofrecuencia (RF) de los transmisores aumente el riesgo de cáncer”.

Por lo que “no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de Radiofrecuencias procedentes de las estaciones de base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos en la salud”.

En el mismo sector en las calles Tungurahua y Santistevan, hay una estación televisiva por cable que tiene varias antenas parabólicas. La OMS sobre las estaciones de televisión dice que el cuerpo absorbe hasta cinco veces más señal a partir de la radio de FM y la televisión que de las estaciones de base.

La protesta termino luego de que el comisario Quiñonez suspendiera y cerrara las instalaciones para evitar que continuaran trabajando y que los moradores solicitaran una reunión con el alcalde de Jipijapa. Así la polémica se encendió por la instalación de la antena.